jueves, 10 de febrero de 2011

Hace 15 años, una computadora le ganó al campeón de ajedrez

Un día como hoy pero hace 15 años, Garry Kasparov, campeón mundial de ajedrez, estaba sentado frente a un tablero. Se enfrentaría a un contendor más que intentaría superar su genio, lo que no hubiese sido nada inusual si no fuera porque este oponente era un computador.
Deep Blue, desarrollado por IBM, se convirtió el 10 de febrero de 1996, para sorpresa de todos, en el primer computador en ganar un juego contra un campeón de ajedrez. Kasparov ganaría después tres de los siguientes juegos, y dos quedaron en empate, con lo que finalmente el competidor humano se impuso por sobre la máquina.
Después de ese enfrentamiento, Deep Blue fue intervenido y mejorado, enfrentando a Kasparov en 1997, y ganando a Kasparov después de que el ruso cometiera un error en el sexto juego.
Como sea, el primer enfrentamiento entre Deep Blue y Kasparov marcó un hito. Hasta ese momento, el ajedrez en los computadores era nada más que un entretenimiento – como jugar solitario o buscaminas. Luego, se convirtió en una competencia: ¿quién era mejor, el hombre o la máquina?
El hecho de que Deep Blue ganara terminó con esa pelea – no sin bastante polémica. Aunque es un poco triste pensar que los humanos hemos sido superados en este ámbito, esto no quiere decir que sea un fracaso. Ahora ya no tiene ningún sentido poner a personas y computadores a competir en ajedrez: más bien lo que hacemos es aprovechar los avances que se lograron con esto en resolver otros problemas.
De acuerdo a IBM, el software de Deep Blue está siendo usado hoy para “enfrentar complejos problemas del mundo real, como limpiar residuos tóxicos, predecir el clima, modelar datos financieros, diseñar autos, desarrollar terapias medicinales innovadoras”, entre otros.
Otros enfrentamientos
Aún así, todavía hay áreas en que “competimos” con las máquinas. IBM nuevamente ha puesto a una computadora a tratar de superar a los humanos. Se trata de Watson, un equipo que pretende ganarle a los jugadores del programa “Jeopardy!” en Estados Unidos.
La misión de Watson es comprender el lenguaje humano para entender las preguntas, y elegir la respuesta más adecuada a lo que se le está preguntando. La tarea no es tan simple: ahora, cuando hacemos una búsqueda en Google, por ejemplo, recibimos múltiples resultados, que pueden ser la respuesta en sí o un artículos que contienen algo relacionado a lo que pusiste en la barrita buscadora. Watson, en cambio, debe elegir entre todas las opciones cuál es la respuesta correcta.
Más allá de dejar a personas en vergüenza, la tecnología que se desarrolle con Watson podría ser aplicada en futuros equipos, que mejoren la interacción entre personas y computadoras.