domingo, 20 de noviembre de 2011

Peligro, objetos de uso diario llenos de gérmenes.


No podemos imaginar la cantidad de gérmenes que tienen nuestros objetos cotidianos, pero después de leer este post serás más consciente de de ello, y probable mente decidirás lavarte más las manos y puede que incluso quieras comprarte un gel  antibacterial.
 Almohada
Un estudio dirigido por el Servicio Nacional de Salud británico demostró que una almohada, después de dos años, es un gran foco de infección.  Un tercio de una almohada está compuesta por ácaros de polvo, secreciones de los mismos ácaros, piel muerta, bacterias y saliva. 
 Teclado del ordenador
El teclado puede contener hasta 33 mil bacterias por centímetro cuadrado. Esto se debe principalmente por comer en el escritorio y por no lavarse suficientemente las manos.
La solución es sencilla, no usar el ordenador con las manos sucias y mantener el hábito de limpiar el teclado y el ratón con frecuencia.
 Teléfonos móviles
Entre las bacterias encontradas en la superficie de los móviles se encuentra el staphylococcus aureus, que puede causar una gran variedad de infecciones, desde infecciones menores de la piel como forúnculos, ampollas, vejigas, abscesos cutáneos hasta enfermedades más graves como la neumonía, meningitis, encarditis o el síndrome del shock toxico (SST), y sepsis entre otras.
 Bolso
Es importante que tengas en cuenta que puede causarle una enfermedad si lo pone en lugares donde comes o preparas la comida. Usa ganchos para colgar su bolso en casa, o en los baños y no se le ocurra ponerla sobre su escritorio y mucho menos sobre la mesa del restaurante o en su mesa de la cocina.
Los expertos dicen que debemos considerar el bolso de mano como consideramos los zapatos.
Esta información también es aplicable a los maletines de mano que utilizan muchos hombres.
 Bañera/Ducha. 
La humedad y la temperatura de un baño favorecen a la proliferación de bacterias, sobre todo en las zonas que estén hechas de algún plástico, como puede ser la cortina.
Una forma de evitar la convivencia con los gérmenes, es cambiar la cortina por una de tela, ya que ésta puede ser lavada con mayor facilidad. Bastaría con lavarla una vez al mes, pues éste tipo de bacterias no son muy resistentes, pero si el sistema inmune de algún miembro de la casa se encuentra debilitado, se recomienda lavarla con mayor frecuencia.
 Mando de televisión 
Es uno de los objetos más sucios que usamos diariamente, pues lo tocamos después de llegar de la calle, mientras comemos, etc, además se suele caer al suelo, por lo que puede acumular millones de bacterias.
Lo ideal es limpiarlo frecuentemente con algún paño húmedo y desinfectante.
 Zapatos
Los zapatos son otra fuente de bacterias y gérmenes, en una media después de 3 meses de desgaste, según un estudio realizado, en el 13% de las suelas de los zapatos había E. Coli y el 90% tenían materia fecal. 
Es aconsejable desinfectar los zapatos periódicamente con un spray antibacteral para reducir la población de los gérmenes.
 Dispensadores de condimentos 
Cuando vamos a un restaurante y hacemos uso de los condimentos y salsas, tenemos contacto directo con los gérmenes de otras personas, porque aunque nosotros nos lavemos las manos, no sabemos si las personas que lo usaron antes lo hicieron. 
Es recomendable lavarse las manos después de utilizar dichos condimentos y no antes.
 Carta de restaurante 
La carta del menú, no es un objeto que suelan limpiar.
Los virus de la gripe pueden vivir hasta por 18 horas en superficies duras, por lo que el menú de un restaurante, puede ser un criadero de gérmenes que pasan directamente a tus manos antes de que empieces a comer.
Por ello lo recomendable es lavarse las manos después de haber pedido y, en dado caso, evitar que la carta tenga contacto con los platos y cubiertos.
 Hielo
Según un diario estadounidense los hielos de uno de cada cinco restaurantes contienen más bacterias que el agua del escusado, así que la próxima vez quizá sea mejor tomar tus bebidas a temperatura ambiente. Por otro lado en tu casa lo mejor es evitar comprar bolsas de hielos y hacerlos tú mismo con agua purificada. 
 Rodajas de limón 
Pruebas hechas a rodajas de limón que se colocan en los vasos de restaurantes, arrojaron que cerca del 70 por ciento de ellas contenían bacterias patógenas. Según los resultados, los limones contenían hasta 25 microorganismos, entre los cuales se encontró el E. Coli y otras bacterias fecales.
Así que si quieres evitar tener contacto con este tipo de bacterias, recuerda decir al camarero que no te ponga limón.
 Carritos del supermercado 
Un estudio de la Universidad de Arizona comprobó que los carritos de supermercado tienen más gérmenes que un baño publico. Solo en la parte en la que ponemos las manos hay más de un millón de bacterias. La misma universidad asegura que el 72% de un carrito de supermercado tiene bacterias coliformes, originarias de las heces y asociadas con malas condiciones sanitarias.
Las recomendaciones son limpiar el área del carrito que vaya a tener contacto con las manos antes de agarrarlo, y en caso de tener hijos, hacer lo mismo con el asiento y cualquier otra zona que el niño pueda establecer contacto.
Otro consejo importante, es rechazar las muestras de comida que se dan normalmente en este tipo de tiendas para promocionar algún alimento, pues ésta es la forma más común de que pasen los gérmenes de la mano a la boca.
 Cajeros automáticos. 
Es una fuerte exposición a la contaminación, cientos de personas  tienen contacto a diario con los cajeros.
Debemos lavarnos tus manos después de usarlo o desinfectarlas con algún gel antibacterial.