domingo, 17 de junio de 2012

Si su perro es agresivo, a lo mejor le duele algo de forma crónica o puntual.

 Son varios los factores que pueden explicar la agresividad, pero las patologías o los dolores también influyen.
La mayoría de los perros analizados en el estudio, llevado a cabo por la UAB, habían sufrido una anomalía en el desarrollo de la cadera.
El trabajo demuestra además que estos perros son más impulsivos, esto es, atacaron sin dar señales previas, como un gruñido.
Los canes pueden sufrir episodios repentinos de agresividad sin que sus dueños entiendan el porqué. Pero, en muchos casos, la causa de los ataques puede ser un dolor no diagnosticado ni tratado. Un estudio describe por primera vez las características de esta irritabilidad, que puede convertirlos en perros violentos o aumentar las agresiones de los que ya eran conflictivos.
Varios factores pueden explicar la agresividad de los perros: las condiciones de la madre durante la gestación, la manipulación del cachorro durante el período neonatal, la edad al destete, las experiencias del animal durante el período de socialización, la dieta, el ejercicio, la genética o las técnicas de aprendizaje basadas en el castigo activo en la edad adulta. Pero un comportamiento agresivo también se manifiesta por la presencia de patologías y de dolor en el perro.
Un equipo de investigadores del departamento de Ciencia Animal y de los Alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) analizó entre 2010 y 2011 los problemas de agresividad de 12 perros de raza (schnauzer gigante, setter irlandés, pit bull, dálmata, dos pastores alemanes, mastín napolitano, shih-tzu, bobtail, pastor catalán, chow-chow y doberman) que acudieron con sus dueños al Hospital Veterinario de la UAB.
 “Todos (once machos y una hembra) fueron diagnosticados de agresividad por dolor. De los 12, ocho habían sufrido displasia (anomalía en el desarrollo de un órgano) de cadera”, señala a SINC Tomás Camps, autor principal del estudio que se publica en Journal of Veterinary Behavior, e investigador del Servicio de Nutrición y Bienestar Animal de la UAB.
Los científicos identificaron las circunstancias más frecuentes en que los perros eran agresivos, las posturas más características, el blanco más frecuente de los ataques y si eran impulsivos, es decir, si mostraban o no señales antes de atacar.
El estudio demuestra que los perros que ya eran agresivos por otras causas antes del inicio del dolor atacaron a sus dueños con mayor intensidad y frecuencia cuando se les retiró la comida, se les desplazó de la zona de descanso o se les obligó a hacer algo. Los animales mostraron agresividad en los mismos contextos (o casi) que en los que ya eran agresivos.
Por otra parte, “los perros que nunca habían sido agresivos antes del inicio del dolor empezaron a serlo en circunstancias en los que se les intentó manipular”, informa Camps.
 Además, el trabajo demuestra que estos perros fueron más impulsivos, es decir, atacaron sin dar señales previas, como un gruñido. El equipo de investigación declara que “si la mascota es manipulada cuando siente dolor, esta reaccionará agresivamente con rapidez para evitar más molestias, sin que el propietario pueda prever el ataque”.
Diagnosticar la displasia de cadera
La displasia de cadera canina –una enfermedad ósea hereditaria y degenerativa que afecta a la articulación que une la cadera y la cabeza del fémur– afecta a más del 40% a golden retrievers, labradores retrievers y rottweillers, y en general puede producirse en cualquier raza de perro grande. En razas pequeñas es menos frecuente.
El nuevo estudio sugiere que el dolor producido por la displasia de cadera es un importante factor de riesgo de la agresividad en perros grandes. Pero el problema surge cuando el perro experimenta períodos de poco dolor y esta enfermedad no se diagnostica a tiempo.
Los investigadores recalcan la importancia del diagnóstico y el tratamiento del dolor ya que “puede tanto causar un problema de agresividad como empeorar uno preexistente”, manifiesta Camps.