viernes, 3 de agosto de 2012

Así se trabaja en Apple.

Música a todo volumen, una mesa de cocina y a discutir.
Apple acusa a Samsung de robar el diseño y las características del iPhone y el iPad.
Los diseñadores industriales de Apple se definen como maniáticos y obsesos por los detalles, que cuestionan permanentemente su propio trabajo.
Tras el juicio celebrado esta semana de la compañía Apple contra Samsung por una violación de patentes, se han dado a conocer algunos de los secretos mejor guardados de la empresa fundada por Steve Jobs.
En concreto, Apple acusa a Samsung de robar el diseño y las características del iPhone y del iPad.
En dicho juicio, los testigos han explicado parte del proceso de diseño de hardware de Apple, en el que han surgido sus productos electrónicos de mayor éxito mundial.
Los productos Apple han revolucionado la industria de la tecnología, que, aunada con el diseño, ha dado un reconocimiento y prestigio mundial a la marca estadounidense con el característico logo de la manzana.
Así, Christopher Stringer, diseñador de Apple, ha explicado que su grupo, integrado por 15 o 16 diseñadores industriales, trabajan sobre todos los productos de la empresa y dedican un tiempo cada semana a reunirse alrededor de la mesa de la cocina y debatir sobre ellos.
El equipo que diseña los conocidos iPod, iPhone o iMac trabaja con música a todo volumen en un gran estudio del campus de Apple en Cupertino, California, donde el acceso está estrictamente limitado a los empleados.
El grupo trabaja codo con codo desde hace 15 o 20 años y tiene cientos de patentes bajo su nombre. Además, este conjunto de genios se define a sí mismo como “maniáticos” y obsesos por los detalles. Sin embargo, estas excentricidades han conseguido productos únicos en el mercado que son capaces de mezclar el atractivo estético con lo funcional.
Tras la lluvia de ideas, este equipo de diseñadores industriales esboza sus modelos en un proceso de diseño asistido por un ordenador, pero no siguen un proceso creativo lineal, sino que los conceptos desarrollados pueden ser desechados si una idea mejor aparece. Es por esto que siempre están “dudando y cuestionando su propio trabajo”, hasta obtener finalmente unos resultados que revolucionan el panorama tecnológico.