viernes, 18 de enero de 2013

El nuevo sistema de los creadores de Megaupload,esta vez es encriptado,y se llama Mega.

En esencia, MegaUpload era un repositorio de datos donde los archivos tangibles sí eran almacenados de manera íntegra en los discos duros de Kim Dotcom, siendo extremadamente fáciles de reconocer. Es por esto que la policía pudo demostrar fácilmente que habían documentos protegidos por derechos de autor en los servidores, los que a pesar de haber sido creados por usuarios alrededor del mundo, eran alojados por MegaUpload.
Para evitar aquello, pero ofreciendo la misma clase de servicio de descarga directa centralizada a las personas, es que se pensó en un nuevo modelo de alojamiento basado en el cifrado o encriptación de datos. La idea es que cuando alguien desee subir un archivo a los servidores de Mega, éste será cifrado en clave AES en el navegador web del usuario, es decir, se transformará su formato original a un fichero completamente ilegible e irreconocible, por lo que en rigor Mega no almacenará nada más que garabatos sin sentido en sus discos duros. Para reestablecer estos archivos y volverlos legibles será necesario tener una “llave” de acceso para descifrar el código AES, la que estará en posesión del usuario que subió el archivo y éste será quien decida con quién compartir la llave, no estando en manos de Kim Dotcom y su sistema, por lo que por segunda vez, ellos no estarán haciendo nada malo.

Además, no habrá duplicación de datos, pues antes si dos personas subían el mismo archivo, éste en realidad existía sólo una vez y todos los interesados accedían al mismo. Pero ahora si veinte personas suben veinte veces lo mismo, ésto se encriptará veinte veces y se generará igual número de llaves distintas, por lo que será muy difícil para entidades como la MPAA identificar veinte infracciones y enviar veinte solicitudes legales a la policía.
Así, en rigor legal Mega no hará más que encriptar y almacenar cosas encriptadas, ni siquiera teniendo el poder de descifrar lo que ellos mismos guardan, ya que no estarán en posesión de ninguna llave y por lo tanto, será casi imposible demandarlos o acusarlos de algún crimen, a menos que encriptar datos sea considerado una violación a la ley, lo cual no tiene sentido.

Con esto, una vez más las técnicas de la informática demuestran que Internet es un animal indomable, apareciendo siempre nuevas ideas para compartir archivos de maneras muy ingeniosas y efectivas, esta vez con el desafío al frente de tener que sortear los embates de una industria de entretenimiento que dice ver afectado su patrimonio a raíz de la red, pero que sin embargo no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos para utilizar las nuevas tecnologías a su favor, recurriendo a las leyes y policía en su lugar. Ya veremos hasta cuándo.