lunes, 24 de junio de 2013

El telescopio más grande jamás enviado al espacio llega a su fin con éxito.

El responsable fue el director de la misión Hrrschel, Martin Kessler. El telescopio fue lanzado en mayo de 2009 para estudiar el universo frío.
Su misión fue la primera en cubrir todo el rango en la longitud de onda que va desde el infrarrojo lejano hasta el submilímetro.
Aqui se muestra en vídeo el momento en que una misión espacial llega a su fin con éxito. El telemando final que desconectó el telescopio espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ESA) fue enviado el pasado 17 de junio a las 14.25 horas.
El responsable fue el director de la misión Hrrschel, Martin Kessler. El fluido refrigerante de helio, fundamental para el funcionamiento del telescopio, ya se había agotado el 29 de abril.
Este observatorio, considerado el telescopio infrarrojo más grande jamás enviado al espacio, fue lanzado en mayo de 2009 para estudiar el universo frío, esas regiones de gas y polvo que no son lo suficientemente calientes como para emitir radiación de luz visible a los ojos humanos.
Su misión fue la primera en cubrir todo el rango en la longitud de onda que va desde el infrarrojo lejano hasta el submilimétrico, lo que hizo posible estudiar esas regiones y proporcionar nuevos conocimientos sobre el origen y la evolución de las estrellas y las galaxias.
Para llevar a cabo esas observaciones los detectores de sus dos cámaras espectrómetro de imagen y de su espectrómetro de muy alta resolución debían enfriarse a menos 271 grados centígrados.