jueves, 4 de julio de 2013

Los últimos supervivientes de la Tierra serán microbios.

Serán los únicos que soporten las condiciones extremas de óxigeno y temperatura.
Los científicos buscan las claves en el pasado de Marte para prever el futuro de la Tierra.
En términos relativos el ser humano lleva un abrir y cerrar de ojos en el planeta Tierra, es comprensible que surja curiosodad en torno a cómo será nuestra existencia dentro de miles de años. Con el afán de descubrir las claves que determinarán la vida en el futuro, un equipo de científicos ha creado un modelo informático capaz de simular previsiones, y lo han usado para pronosticar el futuro de nuestro planeta dentro de miles de millones de años.
Una de las claves será la influencia del sol, ligada al incremento del calentamiento global, lo que provocará un entorno hostil para el ser humano. La presentación ha tenido lugar en la Reunión Nacional de Astronomía de Reino Unido, celebrada en Escocia entre los días 1 y 5 de julio. Como consecuencia de esta predicción se ha descubierto que los últimos supervivientes del planeta Tierra, y por tanto, la única forma de vida que quede, será un tipo de microbio llamados extremófilos, que gracias a sus características se adaptan con facilidad para sobrevivir a las circunstancias extremas de su entorno.
 "No habrá mucha presencia de oxígenos, así que tendrán que sobrevivir en un medio ambiente sin oxígeno o con niveles muy bajos, altas presiones y alta salinidad causada por la evaporación de los océanos" ha explicado Jack O'Malley, investigador de postgrado de la universidad escocesa de St. James. Según los científicos, los extremófilos serían las únicas criaturas que podrían soportar el calor, la aridez, y la atmósfera "envenenada".
La temperatura de la Tierra se situará por encima de los 100 Cº
Dentro de aproximadamente unos 2.000 millones de años, los seres humanos, así como el resto de formas de vida complejas, habremos desaparecido del planeta, gran parte de la culpa la tendrá el sol, ya que ha medida que se vuelva más caliente y brillante aumentará la intensidad del calentamiento global hasta llegar a un punto en el que los océanos se evaporen. "Una vez que alcancemos es punto crítico habrá mucha más agua en la atmósfera y el vapor de agua disparará el efecto invernadero, por lo que la temperatura de la Tierra terminará alcanzando 100 Cº o más sobre la temperatura que experimentamos hoy en día" explica O'Malley.
En un plazo más cercano, dentro de los próximos mil millones de años, el aumento de las tasas de evaporación y las reacciones químicas con el agua de lluvia generará más dióxido de de carbono en la atmósfera, como consecuencia se producirá una desaparición paulatina de los seres vivos, dando lugar a un mundo de vida microbiológica. "El futuro va a ser muy hostil para la vida en la Tierra" asegura Jack O'Malley, en opinión del investigador escocés, todos los seres vivos necesitan agua líquida, por lo que cualquier tipo de vida superviviente solo encontrará un hábitat en bolsas de agua líquida.
El pasado de Marte podría predecir el final de la Tierra
La evolución del planeta rojo se esconde entre los materiales de su superficie, en el agua y en la actividad volcánica. Gracias a las imágenes enviadas por la sonda europea "Mars Express" se ha podido establecer el mapa global de Marte que será de gran ayuda para detallar los secretos de su evolución. Los expertos suponen que en la superficie de este planeta hubo grandes cantidades de agua líquida, "lo que es una posible señal de la existencia de vida. Pero Marte tiene hoy una superficie seca, lo que pasó en Marte puede pasar también en la Tierra".
Podría haber vida fuera de la Tierra
El nuevo modelo no sólo nos dice mucho sobre el futuro de nuestro planeta, sino que nos puede ayudar a reconocer otros planetas habitados que pueden estar acercándose al final de su vida habitable.
"Cuando pensamos en lo que se debe encontrar cuando buscamos vida fuera de la Tierra, nuestros pensamientos están en gran parte limitados por la vida tal y como la conocemos hoy en día, pero la vida en nuestro planeta en un futuro será muy diferente a la actual por lo que, para detectar vida extraterrestre tenemos que asimilar un nuevo conjunto de claves".