sábado, 3 de agosto de 2013

HTC: renovarse... o morir.

La renovación es el aire que fluye en HTC en estos momentos. Un aire que suena a reconversión por los números, que como siempre, lo dicen todo. La firma prevé entrar en pérdidas por primera vez en la historia y las acciones han bajado desde de 31 a 4 euros. Una caída que coincide con el dominio aplastante de Samsung y los buenos resultados de Apple en telefonía móvil. Está claro: HTC no puede pertenecer a este estado financiero si quiere seguir siendo un actor de peso en el mundo de la telefonía móvil.
En apenas 27 meses, las acciones de HTC han perdido cerca de 28 euros, un desplome justificado a tenor de los últimos resultados presentados que pronostican una nueva caída de su facturación y la entrada en números rojos por primera vez. Los analistas esperaban unos ingresos superiores a los 75.000 millones de dólares taiwaneses pero la firma se ha quedado en 50.000 millones.

En telefonía móvil, un año estás en la cúspide y al siguiente puedes caer. Es como jugar a la Bolsa con productos de tecnología. Eso es lo que le ha pasado a compañías como Nokia o BlackBerry
El futuro no parece más halagüeño, a pesar de que HTC cree que el cuarto trimestre será mejor. Un trimestre a cuya cita no falta nadie. Apple lanzará el nuevo iPhone económico que a buen seguro hará estragos en la gama media. También lanzará el 5S con mejoras de hardware incluidas.
Samsung será otra de las compañías que guarda un as en la manga para ese periodo y no hay que perder de vista a Sony, LG y los fabricantes chinos que seguro que también tienen algo que decir. Por si fuera poco, Google y Motorola comenzarán su ofensiva con el Moto X y con un teléfono de gama alta a precio económico que volverá a revolucionar el mercado igual que hizo el Nexus 4.
Un año en la cúspide, y al siguiente abajo.
En telefonía móvil, un año estás en la cúspide y al siguiente puedes caer. Es como jugar a la Bolsa con productos de tecnología. Precisamente eso le ha pasado a compañías como Nokia, que tenía un dominio aplastante con Symbian y hoy está luchando por hacerse hueco en el mercado con Windows Phone. El mismo ejemplo lo encontramos en BlackBerry, que ha pasado de estar de moda a tener serios problemas en mercados tan estratégicos como Estados Unidos o incluso en Canadá.
En el caso de HTC, la firma apostó por Android y lanzó teléfonos geniales, pero cometió varios errores que hoy le están pasando factura. En mi opinión, y la del CEO de la compañía que lo reconoció en público, el primer error grave fue prescindir del marketing. La firma vendía los teléfonos como rosquillas sin tener prácticamente presencia en los medios.
Muchos piensan que la publicidad no es imprescindible y ponen de ejemplo a Apple. Lo que no saben es que la firma de la manzana gasta miles de millones de dólares en publicidad y que hay países donde las calles y los edificios están plagados de anuncios del iPhone y del iPad. De hecho, no sería descabellado pensar que en España tuvieran que incrementar su presencia para reforzar su posición ante la feroz competencia. Aun así, Apple además ha vivido como nadie de las rentas de Jobs como icono mediático, una figura de valor incalculable en términos de branding.
HTC ha cometido dos errores que hoy le están pasando factura: el primero fue prescindir del marketing, y el segundo, el diseño continuista de sus terminales
Otro de los errores cometidos fue el diseño continuista de sus terminales, que provocó que se acumularan en los canales de distribución. Hay operadores que todavía no han sido capaces de despachar teléfonos almacenados y por eso han ido perdiendo confianza en la firma.
2013, el año de la renovación.
A lo largo de este año la compañía ha cambiado de estrategia, aunque todavía no ha dado frutos. El HTC One se ha convertido en una referencia estética y técnica pero la firma necesita más: construir desde abajo para crear marca e ir creciendo. Eso es precisamente lo que ha hecho LG: lanzar equipos asequibles de gama media y después atacar a la gama alta. Así ha conseguido colocarse como segundo fabricante en España según datos de GFK.
Volviendo a la compañía taiwanesa, es de esperar que lance novedades importantes en el último trimestre, y de hecho prepara un anuncio importante para el próximo mes de agosto. Simplemente habrá que esperar y ver si es capaz de reconvertirse o por el contrario sigue perdiendo peso en la industria. Apostamos por un lifting, propio de la mejor de la estrellas de Hollywod… Al fin y al cabo, el establishment de la telefonía móvil necesita que marcas como HTC sigan ahí.
fUENTE:Javier Sanz_Tecnautas