sábado, 3 de agosto de 2013

¿Puede el 4G sustituir a una conexión de ADSL?

La cuarta generación, la próxima frontera tecnológica de los móviles está de moda y no es para menos. Hemos pasado de navegar a una velocidad de 7,2 megabits a prácticamente 100. Sí, has leído bien, 100 megas por segundo, como la fibra óptica que tienen los hogares más avanzados. Sin embargo, ¿puede convertirse en una alternativa de las conexiones de banda ancha fija? La teoría dice que sí, la práctica dice lo contrario.
Vodafone, Orange y Yoigo han iniciado sus campañas de comunicación veraniegas apostando claramente por la cuarta generación, una nueva tecnología que sobre el papel multiplica por diez la velocidad de navegación ensmartphones y que además ofrece otra serie de ventajas como una latencia reducida o mayor cobertura en interiores. El cuento no puede sonar mejor.

Pruebas reales.
La teoría dice que las conexiones 4G pueden superar con facilidad los 100megabits, de hecho los operadores y suministradores de tecnología están ensayando con conexiones que superan la barrera del gigabit, pero, la realidad es que el usuario final no puede aspirar a navegar a más de 30 o 40megabits en condiciones normales. 
A diferencia de una conexión de banda ancha fija, el 4G y las conexiones móviles en general dependen de multitud de factores que inciden sobre el rendimiento real. Por ejemplo, el número de abonados conectados, el uso que estén haciendo e incluso la distancia del dispositivo a la estación base son algunos de los factores que pueden afectar al resultado final. Es decir: el sueño existe pero a veces parece que tiene leves jaquecas y que el despertar no siempre es el esperado.
Durante varios días he tenido la oportunidad de navegar con 4G desde un smartphone y también desde un portátil utilizando un módem USB y lo primero que tengo que decir es que hay un salto importante con la generación anterior. Navegación fluida, reproducción de vídeos en alta definición sin problema y, sobre todo, una velocidad que supera con creces al ADSL. El gran problema es que todas las compañías ofrecen planes de datos con limitaciones de tráfico, sin duda que un handicap importante para pensar en que el 4G pueda sustituir a una conexión de banda ancha fija.
Distintos perfiles de consumo.
Según datos de la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), el promedio de consumo de los internautas españoles es de 28 GB al mes, un dato que lógicamente irá incrementándose a medida que la velocidad de las conexiones aumente y haya contenidos que demanden mayor ancho de banda. En banda ancha móvil los operadores comercializan ofertas que rondan los 3 GB, una cifra lejana del uso normal de los usuarios. 
Lógicamente, hay diferentes perfiles de consumo, internautas muy intensivos que descargan contenidos y consumen mucho vídeo y otros que solo navegan y leen el correo. Pero lo que queda claro es que esa utopía de ver al móvil como sustituto de las conexiones fijas sigue siendo algo lejano, una quimera, quizá algo imposible. 
 Más que nada porque aunque las conexiones móviles parecen no parar de mejorar y las conexiones fijas parecen tener más músculo tecnológico para aumentar sus velocidades de conexión de forma exponencial en un abrir y cerrar de ojos. Como siempre digo, el tiempo lo dirá porque en tecnología todo cambia y además muy rápido.
fUENTE:Javier Sanz_Tecnautas