jueves, 3 de julio de 2014

Internet está robando nuestra capacidad de concentración sin darnos cuent

La adicción a internet y a las redes sociales nos está impidiendo focalizarnos, al punto de perder el control de nuestro tiempo y de nuestra vida.
¿Eres de los que solo lee el título de las noticias en los blogs y diarios o apenas un párrafo y luego abandona? ¿Eras antes capaz de leer mucho más, como un libro entero en una semana? ¿Qué te ha pasado?
Ya se ha dicho que cada vez nos volvemos más superficiales, solitarios y egoístas; que andamos más preocupados en publicar selfies en Facebook, Instagram o Twitter, que en pasar tiempo real de calidad con nuestra familia y amigos.
Quisiera enfocar el problema desde otro ángulo: la pérdida de la capacidad de concentración.
Nos estamos volviendo cada vez más “postergadores”, más “procrastinadores”; y sin embargo tenemos muchas ideas y proyectos que ¡queremos realizar! El tiempo vuela, se nos escapa de las manos. ¿Qué nos está pasando?
La capacidad de concentrarnos es una habilidad humana que nos permite focalizarnos, planificar nuestra vida, visualizar el futuro, pero sobre todo, ejecutar de manera sostenida todos nuestros planes. Sin ella, nunca terminaremos nada.
Necesitamos leer más, analizar más profundamente, detenidamente, reflexionando.
La fabulosa era de internet, si bien nos ha puesto el conocimiento al alcance de un clic, nos está robando la capacidad de leer, de aprovechar el tiempo. Nos la pasamos saltando de ventana en ventana; enviando mensajes de texto banales; subiendo foto tras foto; y encima nos aburrimos rápidamente.
La telaraña mundial nos está atrapando. La internet es nuestro servidor; no nuestro amo.
Pero podemos hacer algo al respecto; no es tan complicado. Tenemos que retarnos a nosotros mismos. Recuperemos nuestra capacidad de concentrarnos. Aprendemos a soportar el aburrimiento. Recuperemos el control de nuestra mente. No dejemos que el tiempo se nos vaya rápido sin poder aprovecharlo.