miércoles, 20 de agosto de 2014

La química recomienda tomar el primer café del día una hora después de levantarse

Los ritmos circadianos le dicen al cuarpo a que hora debe despertarse o cuando debe comer.
El cuerpo segrega una sustancia llamada cortisol al despertarnos que nos mantiene alerta, por ello si tomamos café este no hace apenas efecto.
Para mucha gente beber una taza de café nada más despertarse es algo básico. Pero, ¿tomamos el café en el mejor momento? Si hacemos caso a la ciencia, no. ¿Y a que se debe? La respuesta nos la puede dar la quimica y la biología. 
El cuerpo tiene un ritmo. Ese ritmo se conoce como el ritmo circadiano. Este ritmo biológico nos dice a que hora debemos despertarnos o cuando comer. Durante todo este ciclo el cuerpo segrega una sustancia llamada cortisol, una hormona que se libera como respuesta al estres y que aumenta los niveles de azúcar en la sangre. Es decir, nos mantiene alerta. 
Justo al despertar comenzamos a producir esta hormona debido a que necesitamos energía tras dormir muchas horas. La vida media de esta hormana es de entre 60 y 90 minutos. 
Como cuenta Steven Miller, un investigador de la Universidad de Ciencias de la Salud de Bethesda, en su blog si tomamos café nada más despertarnos, cuando los niveles de cortisol están más altos, los efectos de la cafeína apenas se notan. Por ello, es más recomendable tomar el primer café del día entre 60 y 90 minutos después de despertarnos. 
De la misma manera, hacía el mediodía los niveles de cortisol aumentan, así que la hora correcta para tomarse el café de la tarde sería entre las 13:30 y las 17:00 horas.