lunes, 26 de enero de 2015

Qué es una smartTV

Los usuarios deberán decidir entre distintos sistemas operativos (Android, Tizen, WebOS o Firefox OS), así como optar por resoluciones cada vez más avanzadas.
Atrás quedaron las televisiones que solo servían para ver. La «caja tonta» está cambiando. En un mundo en el que los contenidos están, cada vez más, en la «nube» de internet, la tele, que sigue siendo la reina de los reproductores multimedia, no podía quedarse al margen.
Las «Smart TV» están compuestos por un sistema operativo, un software y un procesador como los teléfonos y tabletas actuales en los que se pueden descargar aplicaciones. Además, la opción de multitarea abre un mundo de posibilidades al permitir, por ejemplo, navegar por internet en una ventana, al mismo tiempo mientras que la serie de turno está emitiendo publicidad.
Hay modelos que se manejan con control gestual e, incluso, incorporan programas de aprendizaje que permite recomendar a los usuarios contenidos adaptados a sus gustos y aficiones. Las televisiones inteligentes permiten acceder a múltiples aplicaciones, tales como servicios de descarga de contenidos bajo demanda, medios de comunicación, redes sociales, navegar por internet, reproductores de vídeos. Siempre, claro, al tenerlas contectadas a internet, un aspecto que se puede conseguir mediante Wifi o cable Ethernet, en función del modelo el cuestión.
Además, este tipo de televisores anticipan la multiplataforma. La mayoría ofrece la posibilidad de utilizar su función espejo para reproducir en pantalla grande lo que se observa desde un dispositivo móvil. Originalmente, cada firma ofrecía una especie de barra de menú, ahora corregido con la incorporación de sistemas operativos muy desarrollados y avanzados (Android, Tizen, WebOS, Firefox OS), aunque hay opción de adquirir el Apple TV para compartir archivos en la televisión desde un dispositivo móvil (iPhone o iPad) de la marca.
Por ejemplo, WebOS (LG) funciona de manera más versátil, rápida y tiene un uso más intuitivo que el de Samsung, que apuesta más por la multitarea y la multiplataforma de cara a conectar todo tipo de aparatos. Son aspectos a tener en cuenta. Mientras tanto, Android TV (Philips, Sony) son compatibles con los servicios de Google y Cast -efecto espejo-, pero todos ellos ofrecen la posibilidad de conectarse con cualquier dispositivo. Sus diferencias son sustanciales. En el caso de Firefox OS (Panasonic), por ejemplo, cuenta con un diseño peculiar pero limpia y de diseño intuitivo.
Y es que, al no existir un estandar definido, cada marca (Samsung, LG, Sony, Philips, Sharp, Panasonic, Haier, Loewe...) trabaja de una determinada manera y con su propio ecosistema de aplicaciones. Esta es una de las cuestiones a resolver antes de decidir la compra de un determinado moledo, al igual que el tipo de resolución. La tendencia actual plantea un nuevo estándar, la Ultra Alta Definición o 4K, que es cuatro veces más que el Full HD. También, otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de materiales y tecnología utilizadas para la fabricación de los paneles (LCD, LED, OLED).