domingo, 24 de mayo de 2015

La industria clásica de los videojuegos abandona las grandes producciones

Konami ha sacudido a la industria de los videojuegos con el anuncio de su intención de centrarse en los juegos para móviles. La compañía japonesa, una histórica de las consolas, autora de sagas míticas, ha culminado con la confirmación oficial después de años reduciendo su producción, y unos últimos meses de zozobra, con cancelación de proyectos y problemas con su gran estrella.
«Los móviles serán nuestra principal plataforma. Aquí es donde se encuentra el futuro de los videojuegos», afirmó Hideki Hayakawa, presidente de Konami. Konami no piensa abandonar las grandes producciones, pero su idea es restringir las series a las más rentables: la acción de infiltración de «Metal Gear Solid» y el fútbol de «Pro Evolution Soccer» («PES»). El beneficio de la compañía cayó un 53% el ejercicio pasado en su sección digital. Las ventas de sus videojuegos bajaron un 20% en el último año fiscal, hasta el 31 de marzo. El año anterior habían caído ya un 30%. La idea de la compañía es explotar el «pay-as-you-play», es decir, obligar a micropagos para poder avanzar en los juegos.
Las grandes producciones ya no resultan tan rentables. El drama de los grandes títulos, los llamados juegos triple A, es que desarrollarlos resulta cada vez más caro mientras que el coste de venta al público apenas ha subido. A su vez, el campo de los juegos de menor presupuesto está cada vez más competido por compañías independientes. Las empresas clásicas de la industria, como Konami, están buscando su sitio. Un caso paradigmático como Sega, gran compañía en los noventa, retirada a crear juegos y actualmente centrada en gran medida en el mercado móvil. Nintendo, siempre en lo alto de la industria, ha tenido que abrirse también al mercado móvil del que siempre había renegado.
Aunque fuera de Japón solo se conoce su faceta como desarrolladora de videojuegos, Konami es una empresa con una diversificada fuente ingresos. La compañía produce máquinas de casinos, juguetes y está en el negocio de los centros de fitness. Hasta la primera década del siglo XXI publicaba docenas de juegos al año. Su implicación en las consolas era tanta que incluso estudió sacar la suya propia a mediados de la década de los noventa. Sin embargo, en 2013 lanzó solo tres videojuegos, en 2014 otros tres, y para este año solo hay previstos dos lanzamientos: «Metal Gear Solid V: The Phantom Pain» y «Pro Evolution Soccer 2016».
Konami no es una empresa cualquiera. Algunas de las sagas más reconocidas de la historia son creaciones suyas, como «Metal Gear», «Pro Evolution Soccer», «Castlevania», «Silent Hill», «Contra» o «Dance, Dance Revolution». La mayoría de ellas, sin embargo, han ido marchitándose en la última década. «Pro Evolution Soccer» fue la saga de fútbol más aplaudida en la primera década del siglo XXI, en una competición igualada con la serie «FIFA»; pero en los últimos años ha quedado atrás. «Silent Hill», tras títulos por debajo de su anterior nivel, ha estado a punto de revitalizarse con una esperada renovación, ya cancelada, a manos del director creativo Hideo Kojima, la gran estrella de la compañía, autor de «Metal Gear». Los analistas dan por descontado su salida una vez publique en septiembre «MGS V: The Phantom Pain», la última entrega de la saga de infiltración más reconocida.