jueves, 13 de agosto de 2015

Guía práctica para ver las Perseidas

Podrán verse hasta el 24 de agosto, pero durante esta noche se alcanzará un máximo, con 120 meteoros por hora. Solo hará falta llevar ropa de abrigo y unos prismáticos para ver las estelas.
Será más fácil verlas mirando hacia el Norte
Las Perseidas han llegado, un año más. Y en esta ocasión, serán bien visibles, gracias a que la Luna estará cerca de la Luna nueva, y por ello su luz no será capaz de atenuar el brillo y los destellos de estos pequeños meteoros que llegan a la atmósfera terrestre. Sin embargo, para poder verlas durante esta noche, será necesario tener algunas cosas en cuenta:
¿Cuándo?
La máxima actividad de la lluvia se producirá en la noche del 12 al 13 de agosto. Normalmente hay una hora de máximo, pero es muy difícil de precisar, por ello, es conveniente comenzar a observar desde el inicio del anochecer hasta que aguantemos. Si no podemos observar esa misma noche, días antes y días después del máximo, también son muy buenas fechas, de cualquier forma, la actividad de las Perseidas se extiende desde el 17 de julio al 24 de agosto, mientras más cerca estemos de estas dos últimas fechas, menos meteoros veremos.
¿Cómo serán en 2015 ?
Se espera un máximo de meteoros entre 100 y 120 por hora, cuando la Tierra entre de lleno en los escombros del cometa. El fenómeno es visible desde el hemisferio norte, desde el ecuador, el radiante, solo se eleva sobre el horizonte 36 grados. El máximo de la actividad no está muy claro cuándo ocurrirá, algunos expertos afirman que poco tiempo después de oscurecer, pero otros afirman lo contrario e indican que poco antes del amanecer, por lo que lo mejor es intentar aguantar toda la noche. Mi consejo es observar la noche del 11 al 12, la del 12 al 13 y la del 13 al 14, aunque ya sabemos que la mejor de las noches para ver el fenómeno es la del 12 al 13 de agosto.
¿Desde dónde verlo?
Hay que salir de la ciudad, incluso de pueblos aunque sean pequeños. Sufrimos de una gran cantidad de contaminación lumínica, es decir, luz dispersa que sale de nuestros alumbrados públicos en todas direcciones, haciendo que el cielo se vea mucho más claro de lo normal. Desde una gran ciudad, son muy pocas las estrellas que se ven a simple vista. Hay que salir lo más lejos posible de las urbes para encontrarnos cielos muy oscuros, esto es lo esencial para apreciar con todo detalle la lluvia de las Perseidas; mientras más oscuro, más veremos.
¿Qué necesitamos para observarlas?
Bueno, sólo nuestros ojos. No hacen falta telescopios, ni prismáticos, ni ninguna ayuda óptica, debido a que al tener aumentos, sólo nos permiten ver unas regiones concretas y pequeñas del cielo, necesitamos el mayor ángulo posible de visión, y nuestros ojos sin ayuda óptica son los ideales. La mejor forma de ver el espectáculo, es tumbado, con algo de abrigo y además tener los menores obstáculos posibles, es muy positivo tener un horizonte despejado. Los prismáticos son aconsejables para ver las estelas de los meteoros que persisten durante algún tiempo en el cielo, con ellos, las apreciaremos con más detalles y durante más tiempo.
¿Hay que llevar algo más?
A pesar de las Perseidas se producen en pleno verano, es conveniente llevar ropa de abrigo y calzado adecuado si vamos a salir al campo. Es muy importante llevar una tumbona o una colchoneta o mantas para estar tumbados y mirar hacia arriba sin tener que adoptar una molesta postura que nos puede provocar daños en el cuello si estamos sentados o de pie. Comida y bebidas. Linternas, una con luz roja para que no nos deslumbre la luz cuando tengamos que mirar los mapas celestes (por ejemplo) y otra de color blanco para poder ver en la oscuridad cuando tengamos que desplazarnos.
Es conveniente llevar mapas del cielo para orientarnos y si queremos y conocemos bien el cielo, trazar las trayectoria de los meteoros sobre los mapas, indicando la hora exacta, el color del meteoro, tiempo que ha durado su visibilidad, si ha dejado estela persistente se debe indicar cuánto duró, la magnitud, comparando el brillo de la estrella fugaz con planetas y estrellas visibles conocidas por nosotros. Otro dato importante es si ha explotado, pues puede que se recupere algún trozo y si hemos escuchado algún zumbido durante la trayectoria de caída.
¿Hacia dónde mirar?
En realidad, aunque los meteoros parezcan partir de la constelación de Perseo, pues es allí donde se encuentra el radiante, que se localiza hacia el NNE, los meteoros podrán verse mirando en cualquier dirección, aunque preferentemente al N y NE. El radiante, ya está fuera cuando oscurece, aunque bajo sobre el horizonte, a medida que pasa la noche se va elevando.
Y ya sabe, por cada estrella que veamos, un deseo, así que vaya planeando qué pedir, porque serán muchos.